//
you're reading...
Daño cerebral, Neuropsicología

Mujer y cerebro


El día 8 de marzo se celebra el “Día de la mujer trabajadora”. La Fundación Lescer ha querido aportar para este día, dado su extenso conocimiento sobre el abordaje de la problemática de los afectados con Daño Cerebral Adquiridos, el papel protagonizado por la mujer dentro de este contexto. Amaya Nagore, neuropsicóloga de este centro, ha tenido la amabilidad de proporcionar su presentación sobre “Las consecuencias del Daño Cerebral en la vida de la mujer” a Red Neuropsicológica. Muchas gracias, Amaya.

A continuación os muestro un resumen para adaptar la extensa información que ofrecen al formato del blog.

El cerebro femenino: asimetrías de género

La organización funcional del cerebro y las capacidades mentales de hombres y mujeres presentan diferencias significativas, tal y como constantan las investigaciones en ciencias cognitivas, particularmente la neuropsicología. Estas diferencias van desde actos reflejos a comportamientos más complejos. Ya desde los primeros meses de vida intrauterina las hormonas sexuales conforman diferentes redes neurales y procesos bioquímicos en los cerebros de hombres y mujeres. De esta manera, encontramos por ejemplo receptores de testosterona en muchas zonas cerebrales para influenciar en su desarrollo y la conducta posterior.

Pero también las experiencias y aprendizajes en los contextos socioculturales conforman y organizan el cerebro de cada persona.
Baron-Cohen, psicólogo de la Universidad de Cambrige opina que “el cerebro femenino está predominantemente hecho para la empatía. El masculino para el conocimiento y los sistemas de construcción”. Aunque señala que estos hechos no son generalizables.
La neuropsicología experimental y clínica confirma la arquitectura modular de la mente. Las diferencias en capacidades mentales ligadas al sexo son a nivel modular, y no se trata de defender superioridad mental general o global de un sexo frente a otro, como a veces se ha querido probar mediante el cociente intelectual o medidas similares.

Como tendencia general, las mujeres obtienen mejores resultados en las pruebas de velocidad perceptiva, a la hora de identificar rápidamente objetos concordantes. También en pruebas de fluidez en la ideación, por ejemplo enumerar objetos que sean del mismo color, y en pruebas de fluidez verbal, en las que se han de encontrar palabras que comiencen por la misma letra. Se comportan con más éxito en tareas manuales de precisión, que requieren una coordinación motriz fina, y realizan mejor que los hombres las pruebas de cálculo matemático.

Por su parte, los hombres superan a las mujeres en tareas espaciales como de rotación mental de objetos. Muestran mayor precisión que las mujeres en habilidades motoras dirigidas a un blanco, como lanzar o interceptar proyectiles. Realizan mejor las pruebas de identificacion de figuras en marcos complejos, por ejemplo encontrar una determinada figura u objeto escondida en una figura más compleja. También superan a las mujeres en pruebas de razonamiento matemático.

En cuanto a la asimetría y lateralización cerebral, sabemos que el cerebro humano está asimétricamente organizado de modo que el hemisferio izquierdo es responsable del lenguaje en el 98% de la población que es diestra, mientras que el hemisferio derecho tiende a ocuparse de las funciones de carácter visoespacial y razonamiento matemático. El cuerpo calloso está formado por el conjunto de fibras neurales que comunican entre sí los dos hemisferios. Los hemisferios también se encargan de controlar la motricidad de la parte contralateral del cuerpo.

Diferentes estudios han constatado menor asimetría en mujeres que en los hombres, lo que explicaría del hecho de que las lesiones cerebrales en mujeres suelen tener menos secuelas, por la capacidad de otras áreas neurales para hacerse cargo de funciones lesionadas. Algunos estudios han mostrado diferencias en la conformación del cuerpo calloso en hombres y mujeres, teniendo mayor cantidad de fibras y conexiones el de éstas.

En el sistema límbico también podemos encontrar diferencias. Los hombres muestran mayor actividad en las regiones basales y temporales, mientras que en las mujeres la activación es mayor en el área tálamo-cingular.

En el comportamiento emocional, los hombres tienen mayor tendencia a expresar su estado emocional mediante conductas agresivas, mientras que las mujeres prefieren la mediación simbólica, la verbalización y la expresión oral.

Dado que las estructuras cerebrales se adaptan a través de la evolución a las demandas de medios naturales y sociales distintos, parece plausible aceptar que en el futuro las exigencias con las que se ha de enfrentar el cerebro humano de hombres y mujeres, condicionarán el cableado de sus cerebros, posibilitando capacidades y aptitudes, modos de pensar, sentir y comportarse. Sociedades y culturas más simétricas y equilibradas, con roles y profesiones compartidas con personas de uno y otro sexo también dejarán su impacto en la conformación física de los cerebros y por tanto en los tipos y modalidades de mentes de hombres y mujeres.

El Daño Cerebral y la Mujer

La posición de la mujer frente al Daño Cerebral es por un lado desventajosa, puesto que tradicionalmente ha sido la más vinculada al cuidado de otras personas a su cargo. Pero por otro lado, es ventajosa por sus peculiaridades diferenciales con respecto al desarrollo de habilidades personales, emocionales e interpersonales a la hora de afrontar una situación de enfermedad.

Existe una vulnerabilidad de prevalencia del género femenino en la discapacidad en general. El infarto cerebral se ha convertido en la primera causa de muerte en la mujer española, y las mujeres que sufren un ictus tienen más probabilidades de fallecer o de parecer déficit incapacitantes que los varones en la misma situación. Además, las Escalas de Calidad de Vida ponen de manifiesto un mayor sufrimiento percibido en las mujeres tras sufrir un problema de salud de estas características. Wade en 1987 remarcó la relación entre mujer y depresión post-ictus.

Por otro lado, cuando es otra persona quien sufre una enfermedad, la mujer es quien suele adoptar el rol de cuidador, el cual puede afectar a relaciones de ocio, sociales, intimidad, libertad y equilibrio emocional.

Para más información sobre la Fundación Lescer, podéis acceder a su página web http://www.fundacionlescer.org

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Mujer y cerebro

  1. Gracias a ti por difundirlo, Paz!!

    Publicado por Amaya | 08/03/2012, 14:10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: