//
you're reading...
Daño cerebral, Neuropsicología

Intervención de Terapia Ocupacional en el Daño Cerebral Adquirido

En el daño cerebral adquirido diversos profesionales trabajan formando equipos multidisciplinares. Entre estos profesionales se encuentran los terapeutas ocupacionales. Para que todos podamos conocer más de cerca su labor, he invitado a Paloma Peña (@palomap3 para los twitteros) a escribir una entrada sobre el trabajo que realizan día a día estos profesionales. Gracias Paloma por estar siempre dispuesta, las puertas de esta casa están abiertas para que aportes tus puntos de vista, así como para cualquier otro profesional que lo desee.

Podéis acceder al blog de Paloma sobre Terapia Ocupacional pinchando en el siguiente enlace.

Hace unos días recibí la invitación de Paz para participar con una entrada en su blog, y no he podido negarme. Quiero agradecerle su interés en incluir lo que puede hacer nuestra disciplina por el daño cerebral adquirido entre la valiosa información que publica.

La definición que mejor describe nuestra labor es la que estableció en Abril de 1999 la Asociación Profesional Española de Terapeutas Ocupacionales (APETO), que considera la Terapia Ocupacional como “la disciplina sociosanitaria que evalúa la capacidad de la persona para desempeñar las actividades de la vida cotidiana e interviene cuando dicha capacidad está en riesgo o dañada por cualquier causa. El Terapeuta Ocupacional utiliza la actividad con propósito y el entorno para ayudar a la persona a adquirir el conocimiento, las destrezas y actitudes necesarias para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y conseguir el máximo de autonomía e integración.”

Nuestro objetivo fundamental es capacitar a la persona para desarrollar las actividades significativas dentro de sus roles personales de la manera más independiente posible.

CAMPOS DE ACTUACIÓN

Ayudas técnicas: Valoramos la necesidad (o ausencia de ella) de su utilización, pautando la más adecuada en cada caso, y adaptándola si procede. Junto al asesoramiento, adiestramos en su uso y realizamos un seguimiento con revisiones periódicas.

Intervención con las familias: Ellas son quienes están con el paciente las 24 horas del día, y forman una parte fundamental del proceso rehabilitador, por lo que realizamos las siguientes funciones:
– Instrucción y consulta sobre la patología, con sus consecuencias para la vida diaria que supone.
– Concienciación de la necesidad de fomentar la autonomía y la independencia, evitando la sobreprotección.
– Establecimiento de pautas de actuación para los familiares.
– Información y realización de charlas y cursos de formación.
– Observación de las necesidades de adaptar el ambiente, ya sea en el hogar, el trabajo y/o lugares de ocio.
– Orientación en la realización de adaptaciones en el hogar.
– Instrucción en el uso de ayudas técnicas y férulas.
– Consolidación del reentrenamiento en las actividades de la vida diaria en situación real.

Integración en la comunidad: Trabajando las actividades instrumentales de la vida diaria de manera que logremos el máximo posible de independencia en el regreso al puesto de trabajo, o en las actividades de ocio si no es posible lo anterior.

INTERVENCIÓN DEL TERAPEUTA OCUPACIONAL EN FUNCIÓN DE CADA FASE DEL TRATAMIENTO

Fase crítica (existe riesgo de complicaciones derivadas de la lesión)

Dirigiremos nuestra intervención a prevenir el desarrollo de deformidades articulares y contracturas musculares, mediante una adecuada higiene postural y posicionamiento y si no es suficiente, con tratamiento ortoprotésico (férulas y ortesis).

Fase aguda (El paciente está estable pero todavía requiere hospitalización)

Se inicia el trabajo de las secuelas motoras, sensoriales, perceptivo-cognitivas y conductuales. Realizaremos estimulación sensorial, reentrenamiento motor de los miembros superiores, control postural.

Se estimulan las funciones cognitivas y perceptivas relacionadas con las actividades de la vida diaria.

Trataremos los problemas de disfagia y otros trastornos de la deglución.

Reentrenamiento funcional de las actividades básicas de la vida diaria (aseo, vestido, alimentación).

Asesoramiento en la adquisición de silla de ruedas e implantación de ayudas técnicas, si proceden.

Fase subaguda y rehabilitadora (tras el alta hospitalaria)

El objetivo del terapeuta ocupacional en esta fase es conseguir el máximo grado de autonomía posible.

Se realizan las mismas intervenciones que en la fase anterior, de forma más intensiva, especializada y específica.

Fase de atención a largo plazo y readaptación

En esta fase intervendremos de forma muy variada dependiendo del tipo de paciente, de la gravedad de las secuelas, de su tiempo de evolución, y del recurso en el que se trabaje. No es lo mismo el trabajo en un centro de día que en uno ocupacional o de empleo protegido, ni de forma individual que en grupo, ni en un centro o en el domicilio del paciente.

A MODO DE CONCLUSIÓN

El lema de la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE) es “Porque una vida salvada merece ser vivida” y la terapia ocupacional es una de las disciplinas que ayudan a conseguirlo, puesto que capacita al individuo a ser lo más independiente posible.

Como dice un proverbio chino “Dame un pez y cenaré esta noche, enséñame a pescar y cenaré siempre”.

Fuentes:
http://www.terapia-ocupacional.com/
Cuadernos FEDACE sobre DCA. Nº 3. Terapia Ocupacional y Daño Cerebral Adquirido. Disponible en el siguiente enlace

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: