//
you're reading...
Neuropsicología

Neuropsicología de las emociones

  “Las emociones son los capitanes de nuestras vidas, y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta”. Vicent Van Gogh

Los seres humanos somos considerados en muchas ocasiones como racionales, siendo las emociones desterradas al campo de los instintos primitivos que hay que reprimir. Parte de esta idea proviene de René Descartes, quien consideraba la emoción como perturbadora de la cognición. Sin embargo, la emoción es más antigua que el pensamiento. Damasio (1994) no está de acuerdo con la separación entre las estructuras “elevadas y nuevas”, la corteza, relacionada con razón y fuerza de voluntad y las “bajas y antiguas”, la subcorteza, relacionada con la emoción “y todos estos asuntos débiles y carnosos” puesto que, tal y como él lo concibe, no se puede explicar bien el proceso de toma de decisiones racional. Para él, la racionalidad resulta de la interacción entre la neocorteza y las zonas más antiguas del cerebro. El papel de las emociones y los sentimientos sería hacer de puente entre las estructuras corticales y las subcorticales, entre lo racional y lo no racional.

A lo largo de la historia, diferentes estudios han intentado identificar las estructuras implicadas en la emoción. Destaca la teoría de Papez (1937), ya que fue la primera teoría relevante para la neurología de las emociones. El “lóbulo límbico” consistía en un circuito neuronal con el que intentaba explicar cómo interactúan procesos subcorticales (principalmente hipotalámicos, vía del sentimiento) y corticales (principalmente cingulados, vía del pensamiento) para producir respuestas y experiencias emocionales coordinadas.

Hoy en día los circuitos cerebrales de la emoción que se conocen comprenden más estructuras que las establecidas por Papez. El lóbulo límbico, que rodea el tronco encefálico, está compuesto por la circunvolución del cíngulo y la formación del hipocampo, la amígdala, el haz mamilotalámico y el tálamo anterior.

Algunos estudios han observado diferencias entre hemisferios. En los estudios de Dimond et al, encontraron que películas presentadas al hemisferio derecho se han considerado por los sujetos como más desagradables y terroríficas que las mismas películas presentadas a otros sujetos en el hemisferio izquierdo. En cuanto al oído, los estudios de Ley y Bryden demostraron una ventaja del oído izquierdo en la identificación del tono emocional de la voz, y, simultáneamente, una superioridad del oído derecho para la identificación del contenido. Estos y otros estudios han dado lugar a dos hipótesis sobre la lateralización hemisférica en la emoción:

1. El hemisferio no dominante (habitualmente el derecho) presenta superioridad respecto al izquierdo para el reconocimiento de la información emocional y para la regulación del estado del ánimo y del afecto.

2. Tanto el reconocimiento como la regulación emocional son bilaterales, estando el hemisferio derecho especializado en el procesamiento de las emociones negativas, mientras que el izquierdo lo está para el procesamiento de las emociones positivas. De esta manera estudios con pacientes con daño cerebral han observado cómo pacientes con daño en hemisferio derecho presentan emociones positivas anómalas, como euforia o risa patológica, y pacientes con daño en el hemisferio izquierdo muestran emociones negativas anómalas como tristeza o depresión.

Las teorías de la emoción incluyen al menos cuatro componentes principales de la conducta:

  1. Fisiología: actividad de los sistemas nerviosos central y autónomo, y cambios producidos en la actividad neurohormonal y visceral.
  2. Conducta motora distintiva: expresión facial, tono de voz y postura.
  3. Cognición autoinformada: la cognición opera en el dominio de sentimientos emocionales subjetivos, como el sentimiento de ser amado u odiado, y otros procesos cognitivos como los planes, memorias o ideas.
  4. Conducta inconsciente: Tomamos decisiones basándonos en “intuiciones”, sin saber conscientemente por qué las hemos tomado.

LA HIPÓTESIS DEL MARCADOR SOMÁTICO DE DAMASIO

La hipótesis del marcador somático de Damasio (1994) supone que ante una situación donde hay que tomar una decisión, antes de realizar un análisis coste/beneficio y de razonar la solución al problema, podemos experimentar “un sentimiento desagradable en las entrañas” debido a que un mal resultado conectado a una opción de respuesta determinada apareció en nuestra mente. Esto podrá hacer que descartemos inmediatamente esa alternativa, y busquemos en otras. Por otro lado, si el marcador somático es positivo, se transforma en una guía de incentivo. Por lo tanto, el marcador somático nos provocaría una actitud de acercamiento o de rechazo hacia ciertas situaciones u objetos y nos permitiría reducir considerablemente el número de alternativas disponibles entre las cuales elegir.

El sistema neural crítico para la adquisición de señales de marcadores somáticos se encuentra en las cortezas prefrontales.

Podéis ver un vídeo del Dr. Javier Tirapu en el IV Congreso de la FANPSE (Federación de asociaciones de neuropsicología de España) celebrado en Valencia del 27 al 29 de Octubre de 2011 Javier Tirapu hablando sobre la neuropsicología de las emociones en el siguiente enlace.

Artículo en la Revista de Neurología sobre risa y llanto patológicos: artículo

Vídeo sobre música, emociones y neurociencia en Redes para la Ciencia.

Fuentes
Damasio, A. R. (1994). El error de Descartes. Barcelona: Crítica.

Kolb, B, Whishaw, I. Q. (2006). Neuropsicología humana. Buenos Aires; Madrid: Médica Panamericana.

Tirapu-Ustárroz, J., Maestú, F., Ríos, M. (2008). Manual de neuropsicología. Barcelona, Viguera Editores.

About these ads

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: